Saltar al contenido
Crianza Sana

Soy Carla…

25 enero, 2016

Hola soy Carla Peralta y desde siempre tuve claro que cuando tuviera un bebe le daría pecho. En las pocas ocasiones en las que había visto a una mamá amamantar, me parecía un acto tan hermoso y que rezumaba tanto amor, que estaba segura de que tenía que ser una experiencia increíble. Así que me informé y me formé con la ilusión de conseguir una lactancia exitosa.
Yo siempre la he vivido de un modo muy positivo. así que yo pasaba prácticamente el día con el pecho fuera, pero para mí, esos momentos eran ratos de desconexión del mundo, de disfrutar de ella y relajarme, aprovechando que es mi primera hija después de cada toma, la dejaba largos ratos sobre mí, mientras leía libros sobre crianza y maternidad. Esos momentos piel con piel, no tenían precio comencé a adentrarme en este mundo tan hermoso nuestra lactancia es totalmente a demanda y ambas disfrutamos de ella,  yo sé que es bueno para ella y lo necesitaba, mi hija nunca ha tomando fórmula me empeñé en que mi hija tomaría el alimento de mi misma mi instinto maternal me hacía saber que iba por buen camino.

Asistí a grupo de lactancia porque a parte de resolver mil millones de dudas, aprendí un montón de cosas y sobre todo y más importante conocí a a mamás que estaban en mi misma situación.
Yo desde luego animo a cualquier mamá a dar el pecho, es algo precioso, momentos únicos que no se borrarán de la mente. No hubiese sido posible sin el apoyo incondicional que he tenido durante todo este tiempo de mi pareja y de algunos buenos profesionales de la salud que me he encontrado en el camino con una Tribu amorosa, el empoderamiento de cada mujer es muy importante en el camino de la lactancia exitosa, porque todos podemos contribuir a que nuestras mujeres, hermanas, familiares, amigas tengan una lactancia exitosa informada, he ahí el motivo más grande por el cual quiero acompañar a todas esas mujeres que están embarazadas o que ya tuvieron a sus bebés asistirlas para que se respete la decisión de la mamá de amamantar y no de nada de fórmula a su bebé, porque toda mujer puede amamantar y tiene el derecho de decidir qué es lo que quiere.

 

“Amamantar es un estado intenso desde donde lo veas. Involucra mucho desde lo físico, lo emocional y hasta lo espiritual. La mamá se entrega por completo en este acto que debería ser siempre sagrado, basta con ver como el bebé se tranquiliza y se prende a la teta para comprender lo vital que es para él o ella nutrirse de su mamá. Creo que muchos problemas de ansiedad y angustia de adultos puede deberse a una mala vivencia durante la lactancia.”

Carla

Ya casi tres años de que nacimos Maya y yo (porque ese día yo renací) no tengo nada de que arrepentirme, he tomado decisiones conscientes, las he llevado a la práctica y han sido exitosas. Soy muy afortunada de tener tanta gente que me apoya, porque de eso depende el éxito, de rodearte de gente que cree en tí, que te da buena vibra y te ayuda a corregir errores. Porque nacimos mujeres y desde el principio de los tiempos hemos parido y amamantado, porque no debemos dejar que nos quiten lo que por derecho natural nos corresponde, porque somos poderosas y a este mundo moderno no le conviene que lo seamos, porque nuestros hijos merecen respeto y ser tratados como lo que son: seres indefensos que dependen del contacto con su madre que es lo único que conocen, porque no debemos dejar que nos quiten nuestra esencia femenina.

¿Y tú cómo has vivido tu lactancia? No dudes en compartir tu historia, puedes enviarla a info@crianzasana.com

 

Apúntate gratis a lista de correo de Crianza Sana
Recibe todos los post directamente en tu e-mail y forma parte de nuestra comunidad.