Saltar al contenido
Crianza Sana

Parto vaginal después de césarea: Mis mejores herramientas y medios para lograrlo

31 marzo, 2017

Era junio del año 2016 y tenía en mis manos un positivo como resultado de una prueba de embarazo, desde luego estaba feliz y muy consciente de lo que me esperaba, ¿Más consciente que en mi embarazo de 2013? La información y formación que recibí durante este segundo embarazo fue clave para lograr un parto vaginal después de una cesárea (innecesaria), por eso hoy quiero compartirte todas las herramientas y medios que determinaron esta experiencia.

embarazo

  1. Información actualizada sobre el tema localizada en:
    • El Parto es Nuestro: leer artículos sobre el parto vaginal después de cesárea y episiotomías fue clave. Cómo parir naturalmente sin desgarrarse.
    • Cartilla para Aprender a dar a luz: libro muy corto recomendado por Lédif Torres de Soy un Cerezo. El libro aborda cómo parir sin dolor desde una óptica fisiológica, sí sin ese dolor que nos han heredado los sistemas.
  2. Formación profesional presencial recibida de:
    • Espacio Alumbra: Samara Ferrara (su fundadora), aceptó ofrecer su curso psicoprofiláctico a domicilio, fue muy amigable pues aceptó la presencia de nuestras hijas y bueno las técnicas, tés, materiales y pláticas que nos compartió me devolvieron el poder de confiar en mi cuerpo.
  3. Formación profesional virtual recibida de:
    • Embarazo y Puerperio Feliz: las técnicas de relajación que Mónica Felipe comparte me fueron de utilidad, en esos momentos de contracción, mi útero se la pasó sonriendo.
    • Puerperio Feliz. El placer de ser: este curso lo compré en septiembre del 2016, inició en octubre y durante ese periodo de mi embarazo fue empoderante conocer en las reuniones virtuales a Irene García Perulero es muy directa, va al grano y a Raquel Tasa quien con su voz transmite calma y bueno Raquel desde la distancia estuvo cerca durante mi labor de parto.rt
    • Y hablando de distancias, no olvido a la emprendedora consciente Lily Yuste quien con su Visualización, me dio fuerza, conexión y enfoque a los 10 cm de dilatación.
  4. Acompañamiento indispensable: mi esposo no pudo faltar, estuvo despierto en todo momento, atento y dispuesto a callar, susurrar, hablar y sobar cuando se requería. Me sentí apoyada por él y confortada. Además de su presencia me acompañé de un ginecólogo que cree en los partos vaginales después de cesárea, que no realiza prácticas hospitalarias de rutina cuando no son necesarias y que me permitió deambular libremente.
  5. Apps: al inicio de las contracciones usé la aplicación Contracciones, para saber cuándo llamar al gine e irme al hospital, después me olvidé del tiempo y dejé de contabilizarlas. Durante las contracciones además de la sonrisa del útero (técnica de relajación recomendada por Mónica en Embarazo y Puerperio Feliz), me fue de muchísima utilidad la aplicación Doula, es impresionante cómo respirar favorece mucho.

Como puedes ver el dinero no es limitante para que tu parto vaginal después de cesárea sea posible. Hay opciones gratuitas y de pago.

Tampoco el factor tiempo es pretexto, pues hay opciones presenciales y virtuales. Lo que sí te digo que las de pago tienen el plus del seguimiento y acompañamiento, por ejemplo el grupo de WhatsApp que Samara de Alumbra crea para aclarar dudas o los grupos que Raquel Tasa dirige en Facebook y las reuniones semanales virtuales, donde nos ponemos cara y voz.

¿Qué piensas ahora? ¿Te animarías a tener un pvdc? ¿Has tenido ya uno, qué te ha sido de utilidad?

Apúntate gratis a lista de correo de Crianza Sana
Recibe todos los post directamente en tu e-mail y forma parte de nuestra comunidad.