Saltar al contenido
Crianza Sana

Estoy embarazada, trabajo fuera de casa ¿Y ahora qué?

26 septiembre, 2016

Un mes más ha pasado y pensabas que esta semana tendrías tu menstruación, sin embargo no ha llegado, eres tan regular, tu intuición te dice que no va venir en los siguientes meses, sospechas un embarazo, decides hacerte una prueba casera: ¡Sorpresa sale positiva!, haces una cita con tu gine y te confirma lo que ya intuías: ¡Estás embarazada! ¡Qué alegría! ¡Qué miedo! ¡Estoy trabajando! ¿Y ahora qué voy hacer?…

¿Te sientes identificada con el guión anterior? ¿Has confirmado tu embarazo? ¿Trabajas fuera de casa y la pregunta es: ahora qué?

estoy-embarazada

  1. Bien pues lo primero que debes hacer es agendar una cita con tu ginecólogo (a) de cabecera, o en tu unidad de salud habitual (IMSS, ISSSTE, Centro de Salud), para iniciar tu control del embarazo. Es importante porque tendrás un seguimiento de atención para ti y tu bebé, es un derecho que tienes hazlo valer.

Si te atenderás en el IMSS deberás acudir con tu médico familiar cuanto antes, para que confirme tu embarazo, inicies tu vigilancia prenatal adecuada y él será quien te indique el número de citas que necesitas.

Si deseas atenderte con un médico fuera del IMSS, en la semana 34 de gestación, preséntate con tu médico familiar, para que certifique tu embarazo y te emita el certificado único de incapacidad por maternidad. (Si eres de las que no le gusta andar pidiendo permiso cada mes a tu jefe, y te desagrada esperar más de media hora, esta opción te encantará)

Tu decides la fecha en que compartirás la noticia a tus familiares, amigos y compañeros de trabajo, pero es recomendable no anunciar tu estado, hasta los tres meses. Si tu embarazo es de alto riesgo y tus funciones laborales implican alguna amenaza para ti y tu bebé, conviene lo comentes con tu jefe inmediato, para que juntos analicen alternativas de solución.

2. Si en tu trabajo te ofrecen el Seguro de Gastos Médicos Mayores, acércate o escribe al Departamento de Recursos Humanos, y pregunta cuál es la cobertura de tu póliza en maternidad, hace 12 años las aseguradoras no incluían en sus contratos la cesárea o parto, porque no se considera una enfermedad, pero ahora ya se cubren los gastos y varían las indemnizaciones desde los $10,000 hasta los $40,000, dependiendo la aseguradora. Sin embargo hay empresas que sólo te ofrecen la indemnización si es cesárea (y pienso que esta es una razón más por la cual las cesáreas innecesarias van a la alza).  Te recuerdo que el tiempo de espera para hacer válida la cobertura es de 10 meses con la póliza contratada.

3. Visita los hospitales de tu preferencia para que compares servicio, protocolos y paquetes de maternidad, si tu pareja trabaja y también tiene seguro de gastos médicos mayores, exprésalo en las entrevistas con las agencias, pues es posible pagar $0, sí CERO PE$O$ por tu alumbramiento, estancia y atención en el hospital elegido, además hay aseguradoras que tienen convenios con empresas. Aunque los convenios ya traen el paquete completo de profesionales (ginecólogo, pediatra, anestesista) y te arriesgas a que no sean prolactancia.

Si tú deseas tener apego desde el nacimiento con tu bebé, practicar lactancia materna exclusiva y solicitar el alojamiento conjunto, puedes entrevistarte con los profesionales que incluye el paquete (mediante cita, por supuesto pagas la consulta) o bien armar tu equipo de profesionales aunque ello implique que no entren en el paquete, pero ahí también puedes usar el SGMM de tu pareja.

4. En todos los hospitales que visites pregunta:

¿Practican el alojamiento conjunto?  El alojamiento conjunto es un derecho de la madre y bebé, amparado por la Norma Oficial Mexicana y la Organización Mundial de la Salud y se refiere al hecho de no separar al bebé de su madre, estarán ambos en la misma habitación si ambos están sanos.

5. Si asistes a alguna expo de maternidad, no te dejes impactar por los bonus que ofrecen, premios, rifas o regalos (yo fuí a una expo y el hospital que nos atendió mejor, con agua, fruta y agenda gratis, era el peor en prácticas rutinarias, su protocolo incluye 8 horas de bebé en incubadora, sin excepción).

6. Investiga si en tu ciudad se imparte algún curso, taller o clase sobre psicoprofiláxis, preparación al parto, estimulación prenatal o club de mujeres embarazadas, son opciones muy útiles  (la mayoría con costo), valen la pena porque te informan sobre tu cuerpo, emociones, te brindan estrategias para comunicarte con tu bebé, incluyen a tu pareja, te preparan para el parto, te forman en el tema de lactancia y apego inmediato, y te enseñan a eliminar el miedo para que en el alumbramiento pienses en el dolor como la forma en que tu cuerpo te comunica lo que debes hacer para expulsar a tu bebé, en fin, aprendes a escuchar tu cuerpo y reconocer que la naturaleza es muy sabia. Algunas instituciones además del curso te ofrecen acompañamiento mediante doula o partera.

7. Si quieres acompañamiento de doula en tu parto, debes consultarlo con tu gine e investigar si el hospital permite la entrada en la sala de parto a una persona más (a mí me dieron a escoger mi esposo o la doula: elegí a mi esposo, pero en mi segundo parto cambiaré de hospital)

8. Ahora ya puedes transferir de 1 a 4 semanas de tu periodo previo de parto al posterior; es decir puedes trabajar de 1 a 4 semanas antes de parir, según el portal del IMSS los requisitos son:

  • Presentarte con tu médico familiar en la semana 34 de gestación para certificar tu embarazo.
    • Identificación oficial vigente con fotografía: INE o IFE, pasaporte vigente, cédula profesional.
    • Documento oficial que muestre tu Número de Seguridad Social.
    • Interpretación del estudio de ultrasonido con una antigüedad no mayor a 5 semanas (sólo si te estás atendiendo con un médico externo).Entregar
    • Dos originales de la Solicitud de Transferencia de Semanas de Descanso del Periodo Prenatal al Posnatal debidamente llenados, donde tu patrón otorga su consentimiento a la transferencia. En caso de que decidas atenderte de forma externa, también deberás contar con la opinión de tu médico tratante.
  • Si tienes más de un trabajo, en las dos solicitudes debes incluir a todos tus patrones. En ambos documentos las firmas deben ser autógrafas, ya que no se reciben copias fotostáticas.
  • Si cumples con los requisitos y tu médico familiar autoriza la transferencia de semanas, se te indicará cuándo regresar para que se te expida tu certificado único de incapacidad por maternidad.
  • Si tu parto ocurre en una fecha después de la programada, acude con tu médico familiar para solicitar la incapacidad de enlace, un día antes y hasta dos después de que finalice la incapacidad por maternidad.

¿Qué te parece esta opción? A mí me ha encantado pues si todo va bien, prefiero pasar más tiempo con mi bebé una vez nacido.

¿Ha sido útil la información que te he compartido? ¿Tienes alguna duda? o ¿Te gustaría saber qué otras cuestiones debes tomar en cuenta? ¿Cómo cuáles?

Anímate, respóndeme en comentarios y si piensas que este artículo es útil, compártelo.

Nos leemos.

 

 

 

Apúntate gratis a lista de correo de Crianza Sana
Recibe todos los post directamente en tu e-mail y forma parte de nuestra comunidad.